Métodos de enseñanza-apendizaje de la lecto-escritura en niños

“La literatura es el arte que emplea como medio una lengua, siendo la palabra la protagonista.”

 

ITE. Uso educativo nc. Procedencia.

La literatura infantil se considera aquella que se utiliza con o para los niños y niñas, pudiendo ser elaborada específicamente para ellos y ellas o adaptada de distintos materiales que, en inicio, estaban planteados para adultos. Se adecua, por lo tanto, al momento evolutivo de los niños y niñas y se exige de ella que:

  • Les haga actuar de algún modo.
  • Cuente con ellos y ellas.
  • Les interese.
  • Les implique.
  • Les divierta.
  • Haga volar su imaginación.

Todas estas ideas caracterizan la literatura infantil, debiendo ser el objetivo de la intervención educativa del profesional. Respecto a la literatura infantil, existe división de ideas en los autores; algunos abogan por la existencia de una literatura infantil, mientras otros creen que es simplemente una literatura. Ésta, según algunos autores, se puede emplear para niños y niñas, pero no puede ser catalogada como literatura infantil.

La literatura infantil cumple varias funciones:

  • Es una vía para expresarse y comunicarse.
  • Acerca al niño y niña a su entorno.
  • Componente subjetivo de la literatura del que no se puede desprender.
  • Transmite determinados valores sociales y culturales.

Paginas para familiarizar a los niños con la lecto-escritura y bibliotecas de cuentos:

http://www.angelfire.com/alt/fmoren17/

http://www.doslourdes.net/

http://bib.cervantesvirtual.com//seccion/bibinfantil/

http://www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/literaturainfantil/

http://www.bibliotecaspublicas.es/index.jsp?pw=0&tipo_busqueda=1&comunidad=Illes%20Balears&lengua=cas&sedesij=

No existe un único método para abordar la enseñanza-aprendizaje de la lectura y escritura. Podemos hacer tres tipos de clasificación que, a su vez, albergan numerosos métodos diferenciados dependiendo de:

  • Las técnicas y recursos que se emplean.
  • El tipo de letra.
  • El proceso.
  • El orden para presentar las letras.
  • Las mayúsculas y las minúsculas.

Estas tres clases diferentes de métodos son:

Otorgan mayor importancia al aprendizaje y se apoyan en la percepción visual y la lectura mental de ideas. En un método analítico o globalista se concede más importancia al significado y se parte de unidades completas con significado para los niños. Pueden ser frases, historias o párrafos, para pasar a la palabra y llegar a las sílabas y, por último, a la grafía. En oposición al método que inicia la enseñanza por las letras y los sonidos elementales, el método global sitúa al aprendiz delante de los textos escritos, a pesar de la aparente complejidad de éstos. Los métodos globales se sitúan dentro de los modelos descendentes o top down (desde el texto a la frase, de la frase a la palabra y, finalmente; a la letra).La aportación más importante de este modelo consiste en la propuesta de un lector intelectualmente activo, que interpreta el texto a partir de lo que ya conoce. Sin embargo, hemos de reconocer que un modelo estrictamente top down no es materialmente posible. Dos métodos que son analíticos son los propuestos por dos autores: Decroly y Freinet.

La enseñanza de la lectoescritura se inicia con la descodificación, que se aborda avanzando desde lo que se considera más simple a lo que se considera más complejo: de la letra a la palabra y de la palabra a la frase. En el método Montessory, la lectura va detrás de la escritura, y es que leer, es decir, transformar los signos en sonidos presenta una mayor dificultad, por cuanto estos sonidos, mientras el niño o niña los dice separados unos de otros no tienen ningún significado. Cuando los diga pronunciándolos sin interrupción es cuando entenderá el sentido y es cuando realmente lee. Por tanto, la comprensión llega al final del proceso. Desde una perspectiva actual este tipo de métodos se sitúan dentro de los modelos ascendentes o bottom up (de la letra a la palabra y de la palabra a la frase y al texto). Leer es entendido como un proceso secuencial, que se inicia con la identificación de los rasgos gráficos que forman las letras y se dirige en sentido ascendente hacia unidades lingüísticas más largas: palabras, oraciones… La principal crítica que se ha realizado a estos planteamientos es que no parten del significado y, por tanto, de la comprensión lectora.

Surgen como un intento de evitar la oposición entre los métodos analíticos y los sintéticos. Se ha demostrado que la enseñanza de la lecto-escritura no se puede realizar de forma unilateral, sino que tiene que ser el resultado de la combinación de diferentes elementos. El niño y la niña ante una oración deben comprenderla globalmente, pero también tiene que ser capaz de descubrir las combinaciones que hay debajo, las relaciones entre grafema y fonema. Descifrar esto no impide la captación global, y no sirve excluirlo porque no sea motivador. La solución está en hacer motivador todo lo necesario para el proceso lector. Respecto a la escritura, es necesario que el niño y la niña escriba de forma intuitiva, pero debe ir aprendiendo de forma sistemática los elementos del código escrito. Este modelo reconoce que un lector o lectora eficiente es aquel que utiliza información de diversa índole para cumplir su tarea: sensorial, sintáctica, grafofónica, semántica…estas diferentes informaciones interactúan de una manera compleja durante la lectura, en un juego de procesamientos de la información bottom up (ascendente) y top down (descendente) en la búsqueda del significado.

Los géneros de la literatura infantil son varios, aunque los más extendidos son:

  • La poesía.
  • El cuento.

Son dos géneros que analizaremos más adelante de forma detenida. El teatro, o más concretamente, la dramatización y el juego dramático, es considerado otro género, que abordaremos con detenimiento en el siguiente tema.

Además, podemos considerar que los cómics o tebeos se consideran un género literario menor en literatura infantil.

Pero, ¿y cómo es la forma ideal de transmitir esta literatura? Pues a través de la literatura oral.

La tradición oral es una fuente básica que debemos tener como recurso para trabajar con los niños y niñas. Es la forma de transmitir la experiencia, la cultura y tradiciones a través de cantos, relatos, cuentos, adivinanzas, etc.

Se transmite en familia a los niños y niñas, pero la escuela debe ser un lugar donde la tradición oral del entorno en el que se vive tenga un lugar privilegiado, ya que ayuda a los más pequeños y pequeñas en la creación de su propia identidad. Potenciar el que las familias participen en el buen uso de las tradiciones orales de la zona hace que ésta se vea implicada en la educación. Usar por ejemplo un libro viajero en el que se recojan aquellas canciones, adivinanzas, cuentos, historias, etc., así como dibujos hechos en casa para disfrutarlo en familia y con los compañeros y compañeras de escuela.

La literatura de tradición oral da fuerza a la palabra como vehículo de sentimientos, emociones, motivos, temas, conocimientos, etc., en estructuras y formas recibidas oralmente. Una persona puede ser a su vez transmisora, depositaria y de nuevo re-elaboradora de la tradición oral, posibilitando el que sus conocimientos pasen a quienes están en su entorno. La literatura oral tiene unas características generales: pertenecer a un contexto cultural del que son producto, haber sido transmitida oralmente en varias generaciones, ciñéndose a temas y técnicas reiteradas, y a su vez introduciendo variantes.

Existen además actividades concretas que pueden plantearse relacionadas con el lenguaje y enfocadas a acercar a los niños y niñas a la lectura y escritura y son muy variadas. Podemos distinguir todas aquellas relacionadas con el oído, la vista, el tacto, la orientación y la memoria espacial. Estas actividades pueden realizarse sin estar poniendo en marcha ninguno de los métodos indicados. Podemos dividir las actividades específicas en aquellas dirigidas a la enseñanza y aprendizaje de la lectura y la escritura.

Actividades de lectura
Actividades de escritura
En educación infantil, entre las actividades y juegos relacionados con la lectura, nos encontramos con la identificación de: 

  • Imágenes.
  • Símbolos.
  • Iconos.

En el centro, los niños y niñas tienen contacto con distintos símbolos e imágenes que representan lugares, como una puerta de W.C., o que nuestra percha es la que tiene nuestra foto o dibujo. Hay actividades que sirven, de forma más dirigida y compleja, para identificar esta lectura, como cuando construyen historias con viñetas que dibujan a partir de un cuento y las interpretan, las explican y las leen después de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo.

Cuando ya tienen contacto con la grafía, con las sílabas se puede jugar a actividades que empiecen, terminen o tengan una en concreto. De este modo vamos identificando y asociando las sílabas con su sonido correspondiente. Para facilitar la escritura se pueden hacer ejercicios de dibujar determinados trazos verticales, horizontales, aspas, bucles, etc. Estas actividades deben presentarse a los niños y niñas de forma interesante y motivadora, proponiendo, por ejemplo, pintar algún elemento de un cuento después de habérselo contado o el caracol cuando hemos cantado la canción correspondiente. Estas actividades se pueden incluir a partir de que los niños y niñas tengan 4 años

 

Deja un comentario

Archivado bajo Blogs amigos, Educación, Literatura, Niños y Bebes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s