El Payaso de Siara


Es increíble como viajan las cosas.

Nada es realmente nuestro, por eso es posible que las cosas vallan a parar a las manos más inesperadas, en los lugares más inesperados.

Esta es la historia del sonajero-payaso de Siara:

Yo vivía muy feliz en Argentina… pero la situación económica tan falible llevó a mi padre a poner una empresa en España y llevar a toda la familia con el, en concreto a Mallorca, una islita mediterranea que en según que mapas NI SALE.

¿Por que aquí? ¿ Por que no a Canarias que hace sol todo el año? ¿ o Barcelona o Madrid, que siempre hay gente y turistas todo el año por ser capital ? ¿ Por que no a Francia o Alemania? . No sé, la cuestión es que el avión me dejó aquí tirada sin posibilidad de escapar, aunque sea nadando:/.

Luego la empresa se fue a pique ( como todas las empresas de mi padre, pobrecito…malos socios dice el refrán) y tuvimos problemas de dinero, sobretodo para pagar el alquiler( era un PEDAZO DE PISO , reformado, 4 habitaciones , 100m2 más o menos y centriquisimo. 700 euros al mes no está mal, pero tienes que tenerlos). Para paliar estos problemas trajimos compañeros de piso, y una de ellas fue Blanca.

La historia de Blanca:

Esta chica era de República Checa. Nunca supe por que se vino. Pero fuera por trabajo, política o clima, la cosa es que terminó viviendo en un piso, en una isla perdida de España, con 5 argentinos.
Recuerdo que la chica no hablaba muy bien castellano, por no decir ni papa, y siempre que mirábamos una película en el salón me salían argentinadas terribles, como “pileta” en lugar de “piscina”.
Y la pobre chica , como gollum en el señor de los anillos ( aunque mucho más guapa) me decía:

¿ Que es pileta (mi tesoro) ?. Y yo le contestaba que una Piscina.

¿Y que es Piscina?. Ahí me has pillado… me tiraba días pensando como explicarle que era una piscina… y para cuando decidía explicarle que “es una superficie llena de agua ( normalmente) en la cual puedes refrescarte en verano ( si estas en Canarias, todo el año) , que suele encontrarse en interior o exterior y a la que puedes acceder con las reglamentarias chanclas, bañador y gorro para practicar el deporte llamado “Natación” ( o pasarte todo eso por el forro y bañarte en bolas…)” ; a ella ya se le había olvidado la palabra.

Y luego a ver quien le explica que son chanclas.

Total, la chica me tomó cariño ( será por que me curraba mucho las explicaciones ) y me regaló nombrado anteriormente payasito, que había sido suyo cuando era pequeña ( o eso me dijo ) por allá por República Checa.

No se que la forzó a traerse ese recuerdo tan querido de infancia y a regalármelo cuando se fue del piso. No se que me llevó a guardarlo todos estos años pegado con celo a la pared, pero la cuestión es que ahora, es el juguete preferido de mi niña.

PD: A Blanca la volví a ver , hace algunos años, en un casting de “Palma Pictures“. Desde entonces no se nada de ella.

PD: REFLEXIÓN: ¿Donde terminará el payaso cuando salga de manos de mi hija?

Deja un comentario

Archivado bajo Algo más que mundano, El diario gatuno, Niños y Bebes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s